TESTING PRUEBAS FUNCIONALES

Mejora de su imagen corporativa a través de las pruebas funcionales de software

Encontrar los errores en fases tempranas del desarrollo mediante las pruebas funcionales software permite que los desarrolladores puedan enfocarse en mejorar la calidad de su producto, evitando bugs (errores) en etapas de producción.

Un producto final mal testado puede provocar un daño irreparable a su imagen corporativa. Las pruebas funcionales pueden ayudarle a proteger la reputación de su marca.

Pruebas funcionales - Éxito
Pruebas funcionales - Planificación

Ahorro de costes

Una buena planificación de pruebas funcionales de software ayuda a minimizar los errores, con los costes que ellos conllevan.

Un producto de software lanzado al mercado sin haber sido testado a fondo desde su etapa inicial de desarrollo, provocará un sobrecosto en futuros parches y actualizaciones.

El hecho de no destinar una parte del presupuesto a las pruebas funcionales de software ha generado, en algunas empresas, un gran daño económico y de imagen, provocando la desconfianza del cliente al ver la poca calidad del producto final.

Este daño en la imagen de la compañía provoca que posteriores producciones se vean afectadas en sus ventas, al ser asociadas a productos de baja calidad. De ahí la importancia de las pruebas funcionales de software.

Cumplimiento de objetivos

En ocasiones, el objetivo de tener listo el producto en la fecha acordada lleva a muchas empresas a no realizar las pruebas funcionales suficientes para validar su calidad.

Dos errores comunes

No haber empezado a realizar pruebas funcionales de software desde el inicio del desarrollo.

Suele pensarse en el testing como un proceso inmediatamente anterior al lanzamiento de un producto de software. Sin embargo, resolver un fallo en etapas tardías del desarrollo puede suponer un riesgo económico grave. Realizar pruebas funcionales durante todo el proceso de desarrollo garantiza que los errores hallados sean menos costosos de solventar y más sencillos de controlar.

Dos errores comunes

No haber empezado a realizar pruebas funcionales de software desde el inicio del desarrollo.

Suele pensarse en el testing como un proceso inmediatamente anterior al lanzamiento de un producto de software. Sin embargo, resolver un fallo en etapas tardías del desarrollo puede suponer un riesgo económico grave. Realizar pruebas funcionales durante todo el proceso de desarrollo garantiza que los errores hallados sean menos costosos de solventar y más sencillos de controlar.